Curiosidades

Donde los árboles cantan

 

– Es una novela suelta que no tiene continuación.

– La protagonista de este libro se llamaba Lianna, pero en el último momento pensé en cambiarle el nombre, porque sonaba demasiado “vegetal” y podría dar lugar a chistes y comentarios graciosos al respecto. Pensé en un nombre parecido, y elegí Viana, que es un nombre, además, muy medieval. Pero antes lo consulté con mis lectores a través de Twitter; las opiniones estuvieron muy igualadas, pero finalmente Viana se llevó más votos, y así se quedó.

– No es el único personaje que cambió de nombre. Airic, sin ir más lejos, se llamaba al principio Railek; pero no me gustaba cómo sonaba, no parecía encajar con el mundo desarrollado en el libro; después lo llamé Vauc, pero, la verdad, me gustaba mucho más el nombre del porquerizo que sale en el capítulo X, que se llamaba, precisamente, Airic. De modo que los intercambié, y ahora Airic es Airic, y el porquerizo se llama Vauc.

– Este libro es, en realidad, la suma de tres historias entrelazadas: por un lado, la historia de Viana; por otro, la historia de Uri; y, por último, la historia de Nortia, el reino donde ellos viven, que es el marco y el nexo de unión de los dos personajes.

– La historia de Viana tiene su origen en un episodio del Belianís de Grecia, un libro de caballerías del siglo XVI que fue el tema central de mi tesis doctoral. En dicho episodio, el héroe y sus amigos conquistan una ciudad, y más tarde “se reparten” a las doncellas de noble cuna como parte de los acuerdos de paz. Me llamó la atención que estas damas parecían muy contentas con sus matrimonios forzados, como si fuese un gran honor que se les hacía, y traté de ponerme en el lugar de una doncellita que se ve obligada a casarse con un hombre al que no conoce y a quien, además, considera su enemigo. Y así fui, poco a poco, desarrollando la historia de Viana.

– La historia de Uri tiene otro origen, pero, siendo sincera, no recuerdo cuál. Iba a ser una novela aparte, pero me di cuenta de que encajaba bien con la historia de Viana, de modo que estos dos personajes se han encontrado en una historia común y creo que es lo mejor que les podía haber pasado, porque sus vidas no habrían sido las mismas de no haberse conocido.

– Los títulos de los capítulos tienen un estilo medieval, y son similares a los que tenían los libros de caballerías. Es un pequeño homenaje.

– En realidad, el libro está repleto de referencias literarias: a los libros de caballerías -por supuesto-, a los tópicos del amor cortés, a la poesía juglaresca, a los cuentos de hadas tradicionales, a la novela de aventuras del siglo XIX, a los romances… hay una parte del epílogo, en concreto, que hace referencia a un romance tradicional y a un poema de Garcilaso, pero no voy a decir cuáles, para no destripar.

– Este libro se publica en España y también en casi toda América Latina. Estoy muy contenta porque parece que, poco a poco, mi obra va llegando al otro lado del Atlántico.

– La ilustración de cubierta es obra de Cris Ortega. Mostramos la portada oficialmente a los lectores en un evento organizado por la editorial en la Feria del Libro de Madrid de 2011 que levantó mucha expectación. Representa a Viana adentrándose en el Gran Bosque que, como veis, es muy frondoso, exuberante… y está lleno de secretos escondidos.

-Un año más  tarde, Cris realizó otra cubierta para la edición en tapa dura, que muestra a Viana en otro momento de la historia.

– La novela salió oficialmente a la venta el 14 de octubre de 2011. Como también los libros de Memorias de Idhún se publicaron un 14 de octubre (de 2004, 2005 y 2006 respectivamente), es una fecha que se conoce popularmente entre los fans como “Día del Orgullo Idhunita”.

– Este libro fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, concedido por el Ministerio de Cultura, en el año 2012. Puedes ver fotos de la entrega de premios aquí.

© 2017 Laura Gallego | Aviso Legal