¡Comparte esta información!

-Llevo desarrollando esta historia en mi cabeza desde el año 2013 más o menos. Empecé a escribir el primer libro en abril de 2016. Desde el principio quise escribir toda la trilogía de golpe, un libro detrás de otro, para que la historia tuviese una mayor coherencia. Por eso, cuando el primer volumen llegó a las librerías en abril de 2018, yo ya estaba casi acabando el tercero.

-La historia parte de tres ideas fundamentales que he estado desarrollando y entrelazando durante años para crear una trama mucho más compleja. Pero no os las puedo contar, porque una de ellas destriparía cosas importantes del segundo libro, y otra prácticamente desvelaría el final. La tercera tiene que ver con Axlin y es el punto de partida de la primera parte, así que se puede contar tranquilamente: la historia de una chica de mentalidad científica que está convencida de que la razón y el conocimiento pueden ayudar a crear un mundo mejor. Por eso decide investigar sobre los monstruos que aterrorizan a la gente para descubrir sus puntos débiles y aprender a defenderse de ellos.

-Al principio, el nombre de la protagonista fue Alix. Después me di cuenta de que era un nombre que existía realmente y lo cambién por Axlin.

-Todos los nombres propios de la novela tienen una X. Es una peculiaridad del mundo en el que viven los personajes. Me gusta pensar que los mundos inventados tienen idiomas inventados y, por tanto, antropónimos inventados. En este caso decidí probar con un sonido peculiar que compartieran todos, como un rasgo cultural específico. Y en ese punto, Kein pasó a llamarse Xein :D.

-Dudé hasta el último momento sobre si cambiar la X de los nombres, por si resultaba confuso o reiterativo, pero ninguno de los betalectores se quejó al respecto, así que lo dejé tal cual.

-Hay dos maneras de pronunciar esa X: “Ashlin” o “Akslin”. A la hora de elegir, sí tuve claro que había que ser consecuente: Si es “Ashlin”, también es “Shein”, “Tush”, “Loshan”. Si optamos por “Akslin”, el resto de nombres se pronunciarían “Ksein”, “Tuks”, “Loksan”. Al principio no le concedí mayor importancia, hasta que desde la editorial me preguntaron al respecto porque el narrador del booktrailer necesitaba saberlo. Al final optaron por “Ashlin” porque les parecía que de esta manera el resto de nombres serían más fáciles de pronunciar. Entonces, ¿cuál es la pronunciación correcta? Pues consideradlo así: en la Ciudadela se pronuncia “sh”; en las tierras del oeste, “ks”. Así que Axlin sería “Akslin” en su aldea natal, pero en la Ciudadela la llamarían “Ashlin”. Que cada cual elija el acento que prefiera :D.

-Quise que los nombres de los monstruos tuviesen un significado y que fuese relativamente fácil traducirlos a otros idiomas. Pensé que era mejor que inventar un montón de palabras raras para las criaturas, como he hecho en otras ocasiones (por ejemplo, en Memorias de Idhún). Así el lector podría visualizarlos mejor y sería más difícil que los confundiera. Además, me pareció que “sorbesesos”, “musgoso”, “malsueño” o “dedoslargos” era más sugerente que pfjiesjkns, por ejemplo :D.

-La mayoría de los venenos que utiliza Axlin (acónito, tejo, dedalera) son plantas muy tóxicas en la realidad. Pero me gustaba la idea de que algunos monstruos fuesen vulnerables a sustancias que resultan inofensivas para los seres humanos, como por ejemplo el perejil, la menta o el limón.

-La imagen de cubierta del libro la ha realizado Paolo Barbieri, que ha ilustrado también otros libros míos: Alas de fuego, Alas negras y Mandrágora.

-Intenté dibujar a los monstruos, pero no lo conseguí :(. Lo que sí hice fue un boceto del mapa que acompaña al libro, y cuya versión final realizó Paolo. Está previsto que también haya mapas en los otros dos libros: de la Ciudadela en el segundo y del resto del mundo en el tercero.

-Estuve bastante tiempo pensando en los títulos, tanto el de la saga como el de cada uno de los libros. Para el de la trilogía barajé un título alternativo que al final descarté porque me parecía un poco spoiler. Así que ya os diré cuál era en las curiosidades del tercer libro, cuando salga.

–Durante un tiempo, esta idea fue para mí “el libro de los monstruos” o el “Proyecto Alphard”. Necesitaba un título para el primer libro, algo que hiciera referencia al libro que la protagonista quería escribir, pero no me convencía nada. Hasta que mi amigo Pablo C. Reyna, a quien le hablé de la historia, sugirió “El bestiario de Alix”. Al principio nos lo tomamos un poco a broma, pero la palabra acabó por cuajar, y al final se quedó así. Tuve que adaptar el título cuando cambié el nombre de la protagonista, claro, y por eso ahora es “El bestiario de Axlin”. El título del primer libro determinó también los de los siguientes. Ambos hacen referencia a otros dos personajes de la historia y, de hecho, durante un tiempo tuve un cuarto título en la recámara por si el tercer libro se me iba de páginas y tenía que dividirlo en dos.

-Pablo también colaboró en el diseño del escudo de los Guardianes. Estos son los primeros bocetos que hice yo, y esta, su aportación. Esto es el resultado final, pulido por el departamento de diseño de la editorial.

-En la editorial han realizado un espectacular booktrailer que podéis ver aquí.